Medios/Media

Entrevista ao Prof. José Ángel Brandariz

Thursday, February 9th, 2017

xuizos-coma

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

José Ángel Brandariz. La Opinión de A Coruña/casteleiro/roller agencia

[GAL] José Ángel Brandariz, membro do ECRIM, foi obxecto de varias entrevistas en medios de comunicación, con ocasión do seu recente nomeamento por un periodo de tres anos como membro do Executive Board da European Society of Criminology.

Esta é a entrevista realizada e publicada polo diario La Opinión de A Coruña o 8 de febreiro de 2017.

“Xuízos coma o dos tuits de Carrero Blanco teñen un efecto devastador, de censura”

“Pensar que a realidade pode mudar a través do Código Penal é un exercicio de ignorancia” – “Nos últimos cinco anos o 20% da poboación penitenciaria saíu da cadea”

miguel rodríguez a coruña 08.02.2017

O profesor de Dereito Penal da Universidade da Coruña, José Ángel Brandariz, vén de ser elixido membro do consello directivo da Sociedade Europea de Criminoloxía por un periodo de tres anos. Será o único representante do Estado español na directiva deste organismo comunitario que se encarga de desenvolver un traballo “prosaico”: poñer en contacto aos investigadores europeos centrados en analizar as características da criminalidade e o tipo de respostas se lle dan. Nesta entrevista, analiza a situación desta disciplina en España e opina sobre a fronteira que separa o combate á delincuencia e a liberdade de expresión

Din que os estudos de criminoloxía en España están moito máis retrasados do que noutros países europeos. En que se materializa ese retraso?

-Temos un déficit moi chamativo do aproveitamento de saberes expertos por parte dos operadores públicos. En Inglaterra, que é un país moi avanzado neste sentido, hai xa 50 anos que todo o referido a seguridade, orde pública, criminalidade e delincuencia se decide desde o ámbito gubernativo apoiándose en asesores que, dunha ou outra forma, repensan as políticas que se poñen en marcha, ven como funcionan, etc. Iso é unha realidade que no contexto español non existiu nunca, salvando o caso de Euskadi e Cataluña.

-A que se debe esta carencia?

-Eu creo que a dúas ou tres cuestións evidentes. Primeiro, a un certo déficit xeral das ciencias sociais no ámbito académico español en relación a outros países da nosa contorna. En segundo lugar, á convicción bastante bizarra de que este tipo de problemas se solucionan só desde a perspectiva do dereito. E a terceira razón, no caso español, a un déficit de innovación e investimento político en pensar como se solucionan estes problemas.

Cada certo tempo ábrese o debate sobre a suposta “suavidade” do Código Penal español despois dalgúns episodios de violencia. Endurecelo é unha solución?

-O Código Penal español é o máis duro de Europa occidental, xunto con Portugal. Máis alá diso, na Unión Europea só nos supera Rumanía. Pensar que a realidade se cambia a través do Código Penal é un exercicio de ignorancia ou de fetichismo normativo. Non hai ningunha persoa que cometa delitos que lle preste a máis mínima atención ao Código Penal. As políticas desta área teñen que facer máis cousas que reducir a criminalidade e pensar en como atallar comportamentos antisociais que non están criminalizados. Aí está a trascendencia que teñen cada vez máis as ordenanzas cívicas nas nosas cidades á hora de mellorar a convivencia, a cohesión social, a conflictividade, reducir o medo ao outro, etc. Todos estes son elementos que están relacionados cos comportamentos antisociais e coa criminalidade pero que teñen autonomía propia e hai que intervir neles con políticas propias. No caso español hai moi pouco feito neste terreo e hai moito por innovar.

En 2015 o Goberno reinstaurou a cadea perpetua en España. Estase espallando unha especie de populismo punitivo?

-Non creo que esteamos na etapa de maior populismo punitivo. Iso viviuse antes da crise, hai uns quince anos. Si que é certo que se restableceu a cadea perpetua despois de 87 anos de non existir pero tamén é certo que nos últimos cinco anos o 20% da poboación penitenciaria saíu do cárcere. Non é unha cuestión menor. Normalmente, un determinado problema non se cambia só a través da lei. A lei é un compoñente pero non é un compeñente relevante. Por exemplo, o último gran problema criminal que tivo España foi a etapa de criminalidade vinculada á heroína. O Código Penal tivo un papel pouco significativo naquilo. Foron unha serie de condicións sociais, económicas e mesmo culturais as que deixaron atrás esa etapa. Algunhas moi fastidiadas, como puido ser a difusión da SIDA, e outras máis neutras, como o cambio das prácticas sociais en relación ao consumo de drogas.

Están de actualidade as condenas por tuits, coma a que se propón polos comentarios sobre Carrero Blanco ou do líder de Def Con Dos. A súa razón de ser é que “lexitiman o terrorismo”. Que lle parecen estas decisións?

-Isto evidencia que é fácil deslizarse por unha pendente pero desandar o camiño é complicado. En determinado momento créase unha norma para criminalizar un comportamento pensando que só se aplicará en casos excepcionais pero iso acaba convertíndose en regra. É moi fácil aprobar unha norma que criminaliza comportamentos e despois é moi difícil que haxa un goberno con valor político para poder dicir “non, señores, isto non vai por aquí”. Desde unha perspectiva xa máis neoliberal, paréceme pouco eficiente no gasto dos recursos humanos.

-En que sentido?

-Ningún sistema penal se pode dedicar a perseguir toda a criminalidade, polo que hai que priorizar. Hai países que desatenden a violencia de xénero mentres que nós consideramos que é algo moi grave e que hai que atendela. Hai que preguntarse cales son os crimes graves que se dan na nosa sociedade e preguntarnos se queremos gastar en cousas coma os tuits recursos de xuízos, investigacións, policías, etc. Máis alá dunha cuestión de dereitos e de liberdade de expresión, que son claves nesta cuestión, paréceme que hai unha lóxica de eficiencia. Que tipo de sociedade somos cando dedicamos recursos que son escasos e que costan moito en perseguir cousas como esta?

-Que efecto teñen este tipo de condenas sobre o exercicio da liberdade de expresión?

-Ten un efecto bastante devastador. Éo para a persoa que é condenada, que non entende moi ben en que tipo de país está vivindo, e o é na medida en que todos somos conscientes de que está acontecendo isto para o conxunto da colectividade. A medida busca intentar que o uso das redes sexa o menos denigrante posible, pero o efecto que teñen este tipo de comportamentos non é ese. É un efecto de censura que vai máis alá do comportamento que pode ser criminalizado e que retrae a moitas persoas a producir unha dinámica de debate colectivo en tempo real, que é do que se trata nas redes sociais. Os efectos que pode ter, sen ninguna dúbida, son moito máis gravosos do que beneficiosos para a sociedade.

La necesidad de diferenciar explotación y trabajo sexual: Entrevistas a Agustina Iglesias Skulj

Monday, October 21st, 2013

Agustina_Iglesias.jpg_869080375

Agustina Iglesias Skulj

[CAST] Agustina Iglesias Skulj, investigadora postdoctoral del ECRIM,ha realizado recientemente diversas entrevistas en medios de comunicación argentinos, fundamentalmente como consecuencia de la reciente publicación de su último libro (La trata de mujeres con fines de explotación sexual). En particular, algunas de estas entrevistas están relacionadas con la presentación del libro el 18 de octubre en la Universidad Nacional del Litoral de Santa Fe (Argentina), en el marco del Programa de Género de dicha universidad.

En primer lugar, Agustina Iglesias realizó una entrevista radiofónica en la emisora LT10 de Santa Fe (podcast).

En segundo lugar, la investigadora del ECRIM fue entrevistada en el programa “En el medio de la ley” del Canal Encuentro de la TV pública argentina, en concreto en el documental dedicado a la “Trata de personas“, emitido en octubre de 2013.

Por último, Agustina Iglesias ha sido entrevistada en el Diario UNO de Santa Fe. A continuación se reproduce la entrevista publicada en este diario.

La doctora Agustina Iglesias Skulj estuvo en Santa Fe para presentar su último libro “La trata de mujeres con fines de explotación sexual”, en el marco de unas jornadas organizadas por el Programa de Género de la Universidad Nacional del Litoral (UNL). Dialogó con Diario UNO sobre esa problemática y sobre la necesidad de diferenciarla del trabajo sexual. Además, se refirió a cómo ha influido ese debate en la normativa actual y qué inconvenientes ha desencadenado.

La investigadora cuestionó también el postulado abolicionista –que está en contra del trabajo sexual por considerarlo explotación– y señaló que también reproduce estereotipos y limita los derechos de las mujeres. “La Argentina, desde 1875, tenía reglamentos donde se regulaban los lugares donde se ejercía la prostitución. Eso sigue una tendencia mundial, no es inédito ni innovador, sino que establece un régimen de protección del espacio público y de la salud pública. En ese momento se separaba la trata, que implica el sometimiento de la persona contra su voluntad, y el trabajo sexual”, explicó.

Y siguió: “Pero luego se llega a una postura abolicionista que lo que hace es decir que la sexualidad de la mujer, en todos los casos, es un campo de dominio del hombre y, por lo tanto, no se puede consentir la prostitución porque en sí misma esa actividad es denigrante y es explotación sexual. De todas maneras la actividad de la mujer en la prostitución no está penalizada pero sí lo está toda la actividad de los terceros que la explotan. Lamentablemente lo que sucede es que aun cuando la actividad de la mujer no está penalizada, el abolicionismo conduce a prácticas represivas de las mujeres. Quienes trabajan en la calle sufren diferentes tipos de violencias por la clandestinidad y por la situación de ilegalidad, porque no está prohibida pero tampoco se ha dotado de derechos a esas personas y eso las hace más vulnerables ya que no van a denunciar los abusos. Se hace una división entre la buena mujer y la puta y parece que la puta no tiene la posibilidad de reivindicar ciertos derechos porque se está prostituyendo. Entonces si habilita esa puerta ya puede comprar el paquete entero que también implica la violencia. En ese sentido, es bastante peligroso”.

—¿Por qué es necesario diferenciar el trabajo sexual si está claro cuando hay o no explotación?
—Es que una cuestión que podría llegar a ser sólo una discusión ideológica entre feminismos ha modificado el Código Penal y tenemos una definición de trata que jueces y fiscales son bastante reacios a poder aplicar porque es un tipo penal que rompe con el paradigma garantista. Se quita de la definición del delito de trata el tipo de conductas que romperían con el consentimiento. La trata es un proceso con acciones como reclutar, ofrecer, captar y transportar con violencia, con engaño o violencia y con la finalidad de explotar. Pero como está redactado ahora el Código Penal, tras la reforma de diciembre de 2012, no hay lugar al consentimiento, no hace falta demostrar que existió violencia porque en realidad nunca se pueden consentir esas situaciones sino que siempre estamos frente a casos de explotación. Por eso sí es importante y ha influido esa postura que identifica los dos temas y que tiene efectos no menores en la lucha contra la trata.

Las políticas de protección

La investigadora relató que su trabajo surge cuando estaba en España trabajando en su tesis doctoral sobre la teórica protección que se quería hacer de los Derechos Humanos de las personas migrantes a través del derecho penal y las contradicciones que se generaban en ese intento. “Llegué al tema de la trata y empecé a descubrir ciertos defectos de la implementación de las políticas que si bien partían de una protección de los derechos humanos de las mujeres, con un discurso contra la violencia hacia la mujer, lo cierto es que los efectos de la implementación de esas políticas conducían a situaciones de mayor vulnerabilidad de las mujeres, de una aplicación de poder punitivo mayor que generaba situaciones de vulnerabilidad mucho más fuerte que en cualquier otra condición. Por eso, la premisa de mi trabajo fue detectar los efectos que tiene la implementación de políticas cuando parten de determinados postulados ideológicos del feminismo”, dijo.

—¿Qué descubrió?
—Descubrí que la identificación que se hace entre el trabajo sexual y la trata de personas, decir que las dos cosas son lo mismo, conduce a que las políticas que se piensan sean insuficientes y que produzcan mayores niveles de indefensión para las mujeres a las que se intenta rescatar. A medida que los estudios fueron avanzando también se pudo ver que la explotación laboral es mayor que la explotación sexual. Además ha cambiado el panorama, antes había una situación de trata interna, entre provincias, y ahora el panorama empieza a cambiar y se detecta una mayor cantidad de víctimas que son migrantes.

La buena y la puta

“El surgimiento de la trata siempre estuvo vinculado a la prostitución, porque la trata aparece cuando la prostitución se vuelve transnacional. Cuando empieza a haber un movimiento de mujeres, fines del siglo XIX y principios del XX, que algunas venían a dedicarse al trabajo sexual se debió llegar a un consenso internacional pero fue muy difícil llegar a una definición única de trata”, relató.

Y agregó: “Porque se necesitaba alcanzar una que permitiera la subsistencia de los regímenes de prostitución que tuviera cada Estado. Pero ese consenso se logró a partir de dejar indefinido qué es el consentimiento y qué es la explotación. Entonces ahí hay mucha dificultad al momento de poder saber de qué estamos hablando y después hacer algo”.

—Por eso se termina no creyendo en lo que dicen las víctimas como en la causa de Marita Verón o en la de trata de Santa Fe hace un mes…
—Claro. En realidad el paradigma abolicionista reproduce la lógica patriarcal de la división entre la buena mujer y la puta. En la Argentina, en materia de sexualidad, la ley viene antes de los hechos. Tenemos una sociedad muchísimo más conservadora que la ley de identidad de género o que la ley de matrimonio igualitario y un Poder Judicial muchísimo más conservador. Entonces, en el caso de Marita Verón, se termina con la absolución de las y los imputados porque, como referís, el testimonio de las víctimas fue invalidado porque se trataba de trabajadoras sexuales, no fueron testimonios válidos por dedicarse a lo que se dedican. Hay una cultura judicial patriarcal que es retrógrada respecto a los logros del movimiento feminista en la Argentina. Por eso es complicado.

Darles voz
Consultada sobre cuál es su postura sobre las iniciativas que buscan penalizar a los clientes pero no a las mujeres en situación de prostitución, Iglesias Skulj indicó: “Implican que no se quiere el trabajo sexual. ¿Sino las chicas a quién le van a vender? ¿Cómo es un paradigma de una venta que es legal y una compra que es ilegal? Eso quiere decir que no hay mercado. Si yo castigo la compra y no la venta, en realidad estoy castigando todo. Hay que tener cuidado con eso”.

Por su parte, Ammar impulsa una proyecto que apunta a regular el trabajo sexual a partir de la eliminación de la figura del trabajo autónomo o en cooperativas, pero sin proxenetas. En ese sentido, la especialista resaltó que existen diferentes miradas pero que lo central es siempre dar la palabra, en los debates, a las personas que ejercen la prostitución. “Hay otros sectores de trabajadoras sexuales que no tendrían ningún tipo de dificultad respecto a la figura del proxenetismo. También hay chicas que prefieren o no tienen inconveniente en contratar su fuerza de trabajo a una persona que les mantiene el lugar, se los alquila o que les cede. Lo que estamos hablando, en realidad, es una cuestión de límites de derechos. Pero como en cualquier otra actividad”, ejemplificó.

—¿Cómo se marcan los límites entre la persona que quiere trabajar para otra y la que está siendo explotada por otra?
—En el mercado laboral normal hay estatutos de trabajadores autónomos y en relación de dependencia. Y no nos hemos arrancado los pelos. Evidentemente tiene determinadas particulares y, en ese sentido, son sólo ellas, ellos y las personas trans las que tienen que establecer los lineamientos de cómo quieren trabajar. Evidentemente sólo el colectivo puede determinar el estatuto o las formas que puede adoptar. Así Ammar nacional quiere trabajo autónomo, sin proxenetas; pero hay otro grupo que quiere laburar para otros. Son dos modelos laborales que se regulan de manera distinta. Pero lo importante es que hablen ellas porque nunca se les da voz en este debate.

Entrevista de prensa a Agustina Iglesias Skulj

Thursday, January 31st, 2013

Agustina Iglesias Skulj, investigadora postdoctoral del ECRIM, ha sido entrevistada por una corresponsal de la cadena de TV Telesur, en relación con las políticas de lucha contra la trata de personas. La entrevista ha sido publicada por vez primera en CosechaRoja. Red de Periodistas Judiciales de Latinoamérica, portal de noticias perteneciente a la Fundación Nuevo Periodismo Latinoamericano y a la Open Society Foundation.

Agustina iglesias Skulj:”Para acabar con la trata hay que legalizar el trabajo sexual”

Por Nuria Alabao. Cosecha Roja. – Agustina Iglesias Skulj es feminista y doctora en derecho penal. Desde la perspectiva de la criminología crítica investiga sobre migraciones y trata sexual, dos fenómenos que, como explica en esta entrevista, están íntimamente relacionados. Acaba de regresar a Argentina después de vivir algunos años en España y su regreso ha coincidido con la sentencia del juicio por la desaparición de Marita Verón y la aprobación de la nueva ley de trata. Esta legislación ha hecho que tenga que revisar el libro que estaba a punto de publicar: La trata de mujeres con fines de explotación sexual: una aproximación político-criminal y de género. En él critica fuertemente la mirada abolicionista del trabajo sexual y explica que su legalización es un requisito imprescindible para luchar contra la trata.

Respecto a la sentencia del juicio por la desaparición de Marita Verón, ¿consideras, como se ha apuntado en los medios, que han sido desestimados los testimonios de a las víctimas porque eran trabajadoras sexuales?

El fallo afirma que estos testimonios no son concluyentes porque se contradicen. Por ejemplo hay mujeres que declaran haber visto a Marita en dos lugares distintos al mismo tiempo. Sin embargo, en estos casos suele haber un prejuicio extendido que es el que afecta a las trabajadoras sexuales hayan sido o no, víctimas de trata, ya que no encajan en el rol de víctima ideal. Para el pensamiento patriarcal ellas mismas se han colocado en esa situación e implícitamente “aceptan” la explotación sexual a la que son sometidas y  por ello su palabra no tiene suficiente credibilidad.

En este caso y en los demás de trata sexual de mujeres, es necesario romper con los binomios desde los que se investiga y se juzga: los estigmas que están asociados a la prostitución –producto de un régimen patriarcal que divide a las mujeres entre putas y buenas mujeres–  son los mayores impedimentos a la hora de prevenir y castigar la explotación sexual.

El caso de Marita Verón ha sido paradigmático en la construcción de una imagen de víctima de trata que puede ser cualquiera independientemente de su clase social o condiciones de existencia: ella no se dedicaba anteriormente al trabajo sexual, no era de clase baja, ni inmigrante. Y esa es un poco la imagen que mucha gente tiene de la trata ahora: que en la mayoría de casos es fruto de secuestros y que por tanto nos afecta a todas por igual.

En general la trata, y por eso se llamaba “de blancas” cuando surgió a finales del siglo XIX siempre estuvo envuelta en muchos mitos. El movimiento de mujeres se problematizó a partir de esa imagen: unas pobres niñas blancas inocentes que eran secuestradas, drogadas y obligadas a ejercer la prostitución en otro país. Lo que esta imagen oculta son los factores complejos que están en su origen: un momento de flujos migratorios femeninos intensos, feminización de la pobreza, cambio en los modelos familiares. Así como unas relaciones de género profundamente desiguales.

Por otra parte, la trata, en vez de ser analizada a través de todos esos factores, se construye mediáticamente a partir de relatos emotivos sobre mujeres inocentes que nada tienen que ver con el trabajo sexual. A nadie se le ocurre que a una migrante interna o internacional –que muchas veces es madre soltera con hijos a su cargo–  frente a las opciones que le da el mercado laboral y de acuerdo con  el nivel educativo al que accedió, puede ver el trabajo sexual como una opción apetecible. Una opción que brinda flexibilidad suficiente para poder compaginar el trabajo y la maternidad, y que les ofrece mejor remuneración que cualquier otra ocupación a la que puedan optar. De eso nunca se habla y es eso de lo que tenemos que hablar.

Por eso a veces en el caso de la trata sexual, como en la trata en general lo que se produce son condiciones de explotación laboral. Según los informes producidos en el país, el rapto no es un elemento típico de la conducta aunque sea la imagen más extendida. Normalmente hay un engaño, te ofrecen un laburo y después ahí viene la explotación sexual o laboral. Es similar a lo que sucede en un taller clandestino o con las mujeres explotadas en tareas domésticas.

Lo bueno que tiene Argentina en comparación con otros países sobre todo de la Unión Europea es que se le ha dado mucha importancia a la lucha contra la trata laboral. En España, Reino Unido o en Italia, donde la cuestión es básicamente un tema de seguridad y de control de fronteras, el enfoque es completamente distinto. Directamente se usa la trata para impedir la inmigración irregular y poder expulsar y penalizar con la excusa de que se está protegiendo a las víctimas. Además se da el hecho diferencial de que aquí en Argentina la trata es fundamentalmente un problema de migraciones internas.

¿Se podría decir entonces que la mayor parte de mujeres explotadas en la trata son mujeres que habían optado por el trabajo sexual?

En realidad no se sabe. No hay datos. Es un tema complejo. Lo insensato es identificar trata con prostitución como se hace a veces y que supone frivolizar un tema muy complejo.

A partir del fallo se ha acelerado la aprobación de la nueva ley de trata que endurece las penas y establece medidas destinadas a garantizar los derechos víctimas. ¿Qué valoración te merece esta ley?

Es riesgoso hacer una valoración de la ley en abstracto, habrá que esperar a que empiece a aplicarse y ver cómo se activan las distintas medidas. Ahora bien, se pueden hacer algunas precisiones.

En primer lugar, la ley hace hincapié en un aspecto fundamental que es la protección de los derechos humanos de las víctimas, brindando una serie de garantías para hacer efectiva esa protección. Este es un aspecto muy positivo. También es positivo el papel fundamental que se le da a la formación de los distintos actores que van a intervenir en cada uno de los momentos. Es imprescindible que se garantice la protección de las víctimas, si no, todos los esfuerzos que haga el Estado Argentino serán infructuosos. Tampoco hay que perder de vista que el concepto de prevención tiene que abrazar políticas estructurales de derechos económicos y sociales –con perspectiva de género– que vayan influyendo sobre los factores de vulnerabilidad de las mujeres.

Sin embargo, la modificación que realiza esta ley de los artículos del Código Penal  sobre prostitución no me parece del todo afortunada. El modelo argentino fue desde sus comienzos abolicionista-reglamentarista. Es decir, la prostitución no está prohibida, pero sí se criminaliza todo el entorno de la misma, con mayor o menor intensidad dependiendo de la época. La reglamentación da lugar a la opresión disciplinaria y facilita las condiciones de desarrollo de la explotación sexual o laboral de las mujeres, ya que abre la cancha para la corrupción policial y la clandestinidad.

De la nueva redacción del artículo 125 bis del Código Penal podría inferirse que se persigue el castigo de los clientes. Este ha sido un punto fundamental de la reivindicación del abolicionismo: sin clientes no hay trata. Si bien la norma no hace alusión a ellos directamente, con los verbos utilizados tales como “promover” o “facilitar”, habrá que esperar a  ver la aplicación que de ella hagan los jueces. Ya que, debido a su ambigüedad, con ella podría llegar a penalizase a los clientes.

En esa misma sesión donde se aprobó la ley, algunos legisladores se hicieron eco de esta demanda de penalización de los clientes aunque no se llegase a aprobar directamente. Este año también se prohibieron los avisos de comercio sexual. ¿Crees que este tipo de medidas contribuyen a combatir la trata o la desigualdad de género?

Los países que han aplicado el modelo abolicionista, como es el caso paradigmático de Suecia, no han logrado los resultados buscados de evitar la “venta del cuerpo de la mujer” y lograr una sociedad con mayor igualdad.

En Suecia y desde 1999 se criminaliza todo el contexto de la prostitución, no sólo el proxenetismo. Ello ha derivado en la clandestinización, lo que conduce a mayores niveles de indefensión de las personas que se dedican a esta actividad e incluso de aquellas que están obligadas. Al criminalizar a los clientes, se generan nuevas formas de ofrecer y de comprar servicios sexuales, se recurre a lugares menos visibles, y se utilizan otros recursos como internet, pero no por ello deja de existir.

Estas medidas exponen a las mujeres a mayores niveles de vulnerabilidad, que no pueden pedir ayuda a sus clientes –como muchas veces sucede en estos casos– ya que ellos mismos están cometiendo un delito. Se han realizado algunos estudios como los del Instituto de Criminología de la Universidad de Estocolmo que analizan todos los efectos negativos que se han derivado de la sanción de esta ley. Gracias a ellos queda claro que si bien la prostitución no ha descendido de manera relevante en estos años, sin embargo sí ha aumentado el contagio de VIH, ya que las organizaciones que repartían preservativos ya no pueden hacerlo. Así como tampoco pueden prestar otro tipo de asistencia a las trabajadoras sexuales. También han aumentado los niveles de marginalidad y de estigmatización para aquellos –tanto mujeres, como varones y trans–  que encuentran en la prostitución un medio de vida. Es decir, la principal consecuencia es mayores niveles de vulnerabilidad de los sujetos que en principio se busca proteger.

Sin embargo, en países que han optado por un modelo de legalización del trabajo sexual como Alemania u Holanda, otorgar derechos a estas mujeres mejora sus condiciones vitales, evita la connivencia policial, y las dosis de violencia y discriminación que sufre este colectivo. Si esto beneficia a las políticas de trata, creo que sí. Porque si se establece un estatuto autónomo de trabajo, será más fácil detectar las situaciones de explotación y las cuestiones relativas al consentimiento que ahora confunden la voluntariedad de dedicarse a la prostitución con aceptación de situaciones de explotación. Dotar de derechos a un colectivo siempre tiene mejores efectos que la anulación de su autonomía y su agencia.

En estos últimos tiempos, en Argentina se están haciendo propuestas que tienen que ver con formar cooperativas de trabajadoras sexuales donde ellas mismas lideren y administren su trabajo. Yo no hablo de regulación, hablo de legalizar y normalizar el trabajo sexual para que las mujeres que escogen esta actividad la puedan desarrollar en mejores condiciones. La imposibilidad de optar por la prostitución de la que parte el abolicionismo, deriva de una concepción de la libertad estrictamente liberal. Nadie es “libre” en ese sentido frente al sistema de trabajo capitalista, nadie escoge libremente su trabajo o las condiciones del mismo. Seamos honestas, pongamos más esfuerzos en proteger el trabajo de estas mujeres, en lugar de seguir perpetuando su estigmatización y fomentando la precarización de sus vidas y de sus derechos. Creo que este es un paso fundamental que tienen que dar los feminismos. ¿Por qué no ponemos el mismo empeño en acabar con las situaciones de explotación en el empleo doméstico o en las maquilas?

Hay un argumento a favor de la prohibición de la prostitución que dice que si hay consentimiento en algunas ocasiones para ejercer la prostitución  esto supone un problema a la hora de condenar el delito de trata ya que las mujeres son forzadas a decir que consienten. ¿Sería la legalización realmente una traba para la persecución de la trata?

Este planteamiento en realidad lo que hace es perjudicar a las mujeres. El Estado tiene medios para perseguir la explotación, independientemente de que la persona consienta o no consienta. En realidad hay un principio del derecho que dice que nadie puede consentir violaciones a los derechos humanos. Lo que pasa es que el abolicionismo lleva repitiendo lo mismo desde hace ciento veinte años, pero eso no lo convierte en verdad. Lo cierto es que vincular la lucha contra la prostitución con la prevención de la trata de personas tiene consecuencias negativas para la propia lucha contra la trata.

Lo primero es que se persiga menos la trata laboral. Segundo, que se banalice la cuestión de la trata. Tercero, que se le quite autonomía y capacidad de decisión a las mujeres que realmente optan por el trabajo sexual. Por último, que no haya una legalización del trabajo sexual y por tanto, que lo único que se haga sea establecer una práctica de gobierno de la prostitución distinta, pero que no afecta en nada a la trata.

Por otro lado, no es cierto que si hay decisión de dedicarse al trabajo sexual ello sea un impedimento para probar la trata. El consentimiento debe ser articulado con la vulnerabilidad. La forma de que el consentimiento no sea un obstáculo para perseguir el delito de trata sería incluir los medios comisivos descritos en el delito: engaño, intimidación, violencia, abuso de una situación de vulnerabilidad, etc. Los dos elementos son excluyentes. No es necesario invertir la carga de la prueba, es decir, no hay que demostrar que no hubo consentimiento de la víctima, hay que probar los medios comisivos.

El problema mayor, es la estigmatización de estas mujeres. Hay que salir de los modelos victimológicos actuales donde la mujer que es víctima tiene que demostrar que no tiene mácula para poder ser considerada una verdadera víctima. Es igual a lo que sucede en los casos de violación o de violencia doméstica donde las preguntas de la investigación terminan tarde o temprano por acusarla de llevar determinadas ropas o tener ciertas “actitudes”. No hay que enseñar a la mujer a no ponerse una mini o a tener actitudes sumisas, hay que enseñar a no violar, a no golpear.

Respecto al debate actual sobre trata, ¿qué medidas podrían ser más efectivas para combatirla?

Es un tema complejo, pero cualquier medida que se tome tiene que tener en cuenta el ámbito de la prevención. Una prevención entendida en un sentido amplio, con políticas que combatan las desigualdades de género, políticas económicas, sociales, educativas que les den opciones reales a las mujeres. Es decir, crear mecanismos y disponer recursos para que el mercado de trabajo no establezca condiciones de trabajo asimilables a la esclavitud y evitar que se fomenten espacios para que florezca la trata. Algunas medidas que pueden ayudar a prevenir y detectar de manera más eficaz la trata de personas serían un avance en la disminución de los niveles de trabajo en negro, la regulación de la actividad de las mujeres que se dedican al trabajo doméstico, mayores oportunidades educativas y laborales y el reconocimiento del trabajo sexual como trabajo.

Para los casos de trata transnacional, las políticas de migración deben apuntar a brindar mecanismos de regularización que impidan la explotación de la mano de obra migrante. También intentar evitar que tengan que recurrir a redes más o menos organizadas que les faciliten el ingreso o la obtención de un trabajo, ya que eso conlleva la asunción de deudas para poder comenzar el proyecto migratorio.

En el ámbito de la represión del delito,  habría que asumir la formación de todos los actores que tienen que detectarlo, crear programas que eviten la revictimización y poner la mirada en la corrupción policial para evitar la impunidad.

¿Qué modelos penales se están utilizando en Argentina para el desarrollo de estas leyes, en qué otras se inspiran o de dónde surgen?

Un ejemplo de país abolicionista es EEUU, que junto con Argentina, fueron dos países receptores de grandes flujos migrantes femeninos a comienzos del siglo XX. En Estados Unidos, la prostitución está directamente criminalizada –salvo en Nevada y algún que otro estado–  y ello no ha impedido el desarrollo de esta actividad ni la trata de personas.

Sin embargo, EEUU se ha convertido en un controlador de las políticas contra la trata alrededor del mundo, ya que realiza anualmente un informe de calificación de los países e impone sanciones de carácter económico y de otro tipo a aquellos países  que no cumplen los criterios que ellos establecen. Esta política de carácter intervencionista es parecida a la lucha contra las drogas, cuyos resultados conocemos bien en Latinoamérica. No está de más advertir que EEUU no aparece clasificado en estos informes. Se ha denunciado en la literatura académica y en el ámbito político su carácter profundamente arbitrario. ¿Quién controla al controlador?

Investigaste la aplicación del plan contra la trata del caso español. ¿Qué conclusiones extrajiste?

Mis primeras investigaciones fueron sobre la Unión Europea y en particular España, porque hice mi tesis doctoral y mi investigación postdoctoral allá. Para resumir y corriendo el riesgo de generalizar, son todas negativas. En 2008 se elaboró un Plan de lucha contra la trata sexual de mujeres, que se extendió hasta este año. Los resultados no podrían haber sido más nefastos. Esto se explica, al menos, por dos cuestiones:

En primer lugar, porque la lucha contra la trata se desarrolló en el contexto de la lucha contra la inmigración irregular, lo que constituyó un objetivo prioritario de seguridad hasta que llegó la crisis económica. El Estado español parte de la premisa –ni verificada ni verificable–  de que el 95% de las prostitutas son migrantes y que todas están obligadas a ejercer la prostitución y por lo tanto, todas son víctimas de trata sexual. Cuando se confunden, como en este caso, las cuestiones de “inseguridad” con la protección de los derechos humanos, nada puede salir bien. Y de hecho, la defensora del pueblo española no paró de denunciar las irregularidades habidas durante los procedimientos policiales para “detectar y rescatar” a las víctimas, que en general eran migrantes irregulares que terminaban por ser expulsadas del territorio y expuestas a nuevas victimizaciones.

Las medidas legales dispuestas para la obtención de un permiso de residencia para las víctimas, pese a estar contempladas, nunca funcionaron. De la mayoría se desconoce su paradero –lo que ha sido denunciado por varias ONGs que trabajan en este tema– .

Y una cuestión que no es menor, es que en España no se ha hecho nada en el tema de la trata laboral, como si el mercado que se ha beneficiado de la explotación laboral de los migrantes irregulares en las últimas décadas no existiese.

El resultado del Plan fue bochornoso y ahondó en la vulnerabilidad de las mujeres exponiéndolas a situaciones cada vez peores de violación de sus derechos humanos. En lugar de disponer mecanismos de ayuda y asistencia lo que se consiguió es el control de la inmigración irregular y el sometimiento a aceptar condiciones laborales de explotación en el ámbito doméstico, agrícola o textil. Por ejemplo, nunca se hizo nada respecto del gran número de mujeres latinoamericanas o africanas dedicadas a las tareas de cuidado en el ámbito doméstico y que tienen salarios míseros y con larguísimas jornadas laborales sin ningún tipo de control.

Sabemos que el trabajo femenino en general está precarizado, privatizado y explotado. Así que aquellas que optan por el trabajo sexual, porque de esta manera obtienen más recursos y condiciones más aceptables, son criminalizadas y expulsadas. Las otras, “las buenas mujeres” que por su “tesón, entrega y castidad” como valores prototípicamente “femeninos”, sufren condiciones de explotación laboral permanecen invisibilizadas, y se las persigue menos.

En Argentina afortunadamente con la sanción de la ley 26364 y ahora con la ley de reforma, desde el inicio se dio igual relevancia a la persecución de la trata laboral y sexual. Según creo se ha pretendido dar prioridad a la protección de derechos humanos frente a la cuestión securitaria del control de la inmigración irregular.

¿Cómo favorecen la trata las políticas de control de la inmigración?

Las políticas de control de la inmigración irregular siempre empeoran y fragilizan la vida de las y los inmigrantes que tienen que recurrir a otras personas para que les faciliten el “paso” con documentación falsa, o a través de formas clandestinas o para acceder a un empleo. El hecho de ser un migrante irregular también los hace más vulnerables porque tienen que aceptar condiciones laborales peores y con menores expectativas que si fueran “legales”.

Las consecuencias de un sistema que produce irregularidad es la falta de derechos, lo cual también sirve como una amenaza en el proceso de la trata. Es decir, los tratantes amenazan con denunciar el estatus irregular de las víctimas. Este estatus irregular les impide denunciar o recurrir a las autoridades por ser “no-ciudadanos”. Esto se ha visto claramente en la última década en el diseño de las políticas migratorias de la Unión Europea, que ha arbitrado medidas restrictivas de la inmigración, que sin embargo no impidieron el paso de inmigrantes, sino que generaron grupos personas sin derechos, más vulnerables a la explotación laboral y sexual.

En tu trabajo analizas en qué concepciones de la sexualidad se fundan los mecanismos de lucha contra la trata desde una perspectiva histórica, ¿qué puede aportar esta perspectiva y cuáles son las principales consecuencias de estas construcciones?

La trata de blancas surge en un momento en el que se habían establecido una gran cantidad de reglamentaciones a propósito de la prostitución en las colonias. En las colonias francesas e inglesas, con gran afluencia de hombres alejados de sus familias, lo que se hacía era regular: establecer una serie de exámenes médicos y controles de los lugares para evitar la propagación de las enfermedades venéreas. De las colonias esas leyes pasan a los estados en Francia e Inglaterra, que es lo que se llaman: sistemas reglamentaristas  Frente a eso hubo una reacción por parte del abolicionismo: una postura opuesta a reglamentar la prostitución porque formalizaba la explotación sexual de las mujeres y que era favorable a su prohibición. Esta postura fue impulsada por mujeres de clase alta o burguesa que tenían un perfil filantrópico, de benficiencia, y que querían ayudar a estas mujeres “caídas”. En ese momento coincide con una crisis económica en Europa, con la guerra y por tanto, la emigración de mujeres que ya se dedicaban a eso en sus países de origen o que se iban a dedicar a eso en los de llegada. Por ejemplo, en Buenos Aires, que fue uno de los  mayores destinos de prostitución en ese momento. Entonces lo que hace ese movimiento filantrópico de mujeres, que parten de decir que las mujeres están siempre obligadas y no tienen voluntad propia, es relacionar ese fenómeno con el tráfico de esclavos. Entonces partiendo de la sensibilidad internacional respecto del tráfico de esclavos, se denominó como trata de blancas.

Pero el abolicionismo nunca logró con sus más de cien años de existencia acabar con la explotación sexual de la mujer o con la prostitución y por el contrario, lo único que produjeron estas políticas son mayores cuotas de estigmatización, precarización de la existencia y la perpetuación de un modelo de mujer de carácter patriarcal donde la sexualidad siempre es un campo de dominio del varón y nunca puede verse como la expresión autónoma de las mujeres. En Argentina surge después del golpe del treinta, en una combinación extraña de una cierta libertad femenina de la clase alta junto con valores conservadores. Este ejercicio filantrópico consistía en la transmisión de valores morales como el tesón, el esfuerzo y el trabajo, enfrentado a las “caídas”, que obtenían dinero a partir de su “degradación” moral en la prostitución. La construcción de la “mujer” se sirvió siempre de su contratacara: la puta. No en vano es el insulto más utilizado contra nosotras y es una forma de disciplinamiento, que por su naturalización y repetición se vuelve prácticamente invisible.

El movimiento internacional feminista ha impulsado el reconocimiento de los derechos humanos de todas. Sin embargo, cuando se trata de reconocer a las trabajadoras sexuales sus derechos o su agencia, vuelve a caer en cuestiones de sexualidad tradicionales, moralizantes y patriarcales. Tenemos no sólo que respetar la decisión de las mujeres, sino que el Estado tiene que protegerlas y dotarlas de derechos, tal como lo están planteando en otros países los presidentes Evo Morales y Rafael Correa.

Interview of Professor Bernard Harcourt

Wednesday, August 17th, 2011

During his stay at the Law Faculty of the University of A Coruña on March 2011, invited by the ECRIM research group, Bernard Harcourt, Chair of the Department of Political Science, Professor of Political Science and the Julius Kreeger Professor of Law at the University of Chicago (United States) was interviewed by the Communication Department of our University. The interview was published, in galician, at U+S, the Bulletin of the University of A Coruña: www.udc.es/comunicacion/_galeria_down/US/US_num_9.pdf

Bernard Harcourt
Catedrático de Ciencias Políticas da Universidade de Chicago.
Salvar un preso inocente do corredor da morte foi a experiencia máis incrible da miña vida
Por Carmina Escrigas

Bernard Harcourt estivo na Coruña para impartir unha conferencia na Facultade de Dereito. Gran defensor dos dereitos humanos, o seu labor investigador céntrase na teoría social e política, a socioloxía do castigo e o dereito penal e procesual. Como profesional da avogacía, a súa experiencia máis intensa foi a defensa de persoas condenadas a morte no estado de Alabama.
Non lle resulta frustrante, como defensor dos dereitos humanos, desenvolver o seu traballo nun dos países coas leis máis represivas do mundo?
Por unha banda si, mais pola outra podería dicirse que é o que motiva o meu traballo. A cantidade de persoas encarceradas
nos Estados Unidos é o que me fai seguir adiante. Malia que o incremento das taxas de encarceramento se adiou pola crise
económica, a cifra aínda é moi alta. O que eu intento é concienciar a sociedade de que non ten sentido gastar tantos recursos e capital humano en encarcerar xente.

Vostede enfocou as súas investigacións ao estudo da relación entre pobreza e crime. Que resultados obtivo?
En principio moita xente esperaba que durante a actual recesión o crime se incrementase, ora ben, non foi así. Non parece que a desaceleración económica teña que ver coa taxa de delincuencia. En segundo lugar salientaría que o meu traballo se centra en analizar a relación entre a distribución económica ou a desigualdade social e o crime, examinando a utilidade do noso modelo policial e o noso sistema punitivo. En definitiva, poderíase concluír que a relación entre delincuencia e pobreza é máis un problema social que económico.
Afirmou en numerosas ocasións que é máis partidario da política de prevención, sobre todo cando falamos da infancia e a adolescencia. Cre que se debería revisar a lexislación penal nestes casos?
Definitivamente si. Un dos meus traballos baseouse en entrevistas a adolescentes internados en reformatorios, que no meu
país son basicamente prisións para nenos, aínda que as chamen “escolas”. O que constatei é que nos últimos vinte anos
aumentaron as sancións que converten os mozos en adultos aos ollos da xustiza, ao se rebaixar a idade penal e envialos a
centros penais. Creo que é imprescindible darlle a volta a esa tendencia, intentar buscar fórmulas alternativas para tratar eses mozos. A adolescencia é un período moi complicado e o que debemos facer é axudar as persoas con contornas difíciles a
superalo, e non incrementar o dano, porque só conseguiremos que os actos delituosos e a resistencia á autoridade aumenten.

Na súa carreira distinguiuse pola súa loita contra a pena de morte. É difícil adoptar esta posición nun país cunha opinión pública tan polarizada como os Estados Unidos?
Creo que estamos a abordar un cambio lento, mais un cambio. O estado de Illinois acaba de abolir a pena de morte, seguindo o exemplo doutros como Novo México ou Nova Jersey. Penso que ao final, se esta tendencia continúa, cousa que agradecería, chegará un punto en que a Corte Suprema dos Estados Unidos acabará por abolila. Toquemos madeira.
Vostede foi avogado no corredor da morte. Como valora ese período da súa traxectoria profesional?
Sorprenderíase da baixa calidade media dos representantes legais do corredor da morte nos cárceres de lugares como Alabama, onde fun traballar, e por desgraza a calidade non mellorou. Como resultado diso, os condenados a morte adoitan ser aqueles que non poden permitirse un bo avogado. Teñen unha mala situación socioeconómica, están socialmente discriminados, adoitan ser afroamericanos acusados contra unha persoa branca ou persoas con problemas mentais. A pena de morte aplícaselles moito aos grupos máis vulnerables. Como experiencia vital, ese traballo debe ser emocionalmente moi intenso… A min marcoume moitísimo, porque ten bos momentos, de grande alegría, e momentos de profunda infelicidade. Eu fun moi afortunado ao poder representar un preso que era inocente. Fomos capaces de demostralo, sacalo do corredor da morte e finalmente da prisión. Isto ocorreu en 1994 e probablemente foi a experiencia máis incrible da miña vida. Acórdome de cando saímos camiñando pola porta da súa cela e pasamos polos grandes e pesados arcos de seguridade, ata chegar ao último control. Ao se abrir aquela porta, Walter, que así se chamaba, empezou a mover os seus brazos como un paxaro voando. Ir camiñando xunto a esa persoa e ver como recuperaba a liberdade foi realmente estarrecedor. Claro que, por desgraza, outros moitos quedaron no camiño. O máis frustrante nestes procesos é o tempo, porque fas un traballo inxente nun tempo récord e un xuíz pódecho esnaquizar nun minuto. En situacións así un sente que non hai esperanza.
Cre que, tal como está o sistema actualmente, é posible a reinserción social dos presos?
Nos Estados Unidos afastámonos de calquera tipo de rehabilitación, de calquera tipo de resocialización en prisión. É todo sorprendentemente simple: os presos están retidos na súa cela 23 horas e 15 minutos ao día, saen facer exercicio 5 horas por semana e teñen dereito a tres duchas e unha comida. A maior parte non recibe ningún tipo de tratamento, programa, educación ou socialización. Isto é unha absoluta traxedia, o que teriamos que facer é formar a xente para que teña algún tipo de vida funcional ou laboral despois da prisión. Dos 2,4 millóns de persoas que hai actualmente nos cárceres, aproximadamente son postas en liberdade cada ano unhas 700.000 persoas que non saben que facer coa súa vida. É un número enorme e constitúe un gran problema económico e político que debemos solucionar.
Cal é a súa opinión sobre o sistema xudicial español?
Só estiven como visitante, mais en principio estou asombrado de que o índice de encarceramento sexa tan alto en España. É
o máis alto da Europa occidental.

Entrevista ao Prof. Dr. Eugenio Raúl Zaffaroni

Thursday, February 10th, 2011

Entrevista ao Prof. Dr. Dr.h.c.mult. Eugenio Raúl Zaffaroni, realizada con ocasión da súa estadía no Congreso de Dereito Penal Internacional e Memória Histórica, e publicada en U+S, revista da Universidade da Coruña (nº 7, febreiro 2011).

Eugenio Raúl Zaffaroni

Quince veces doutor honoris causa e ministro da Corte Suprema de Xustiza da Arxentina

O único que pode pechar as vellas feridas do pasado é a verdade

Por Carmina Escrigas

Eugenio Raúl Zaffaroni é un dos xuristas máis prestixiosos do panorama internacional e moi prezado na Arxentina polo seu papel na nulidade das leis de punto final e obediencia debida. Foi un dos catedráticos invitados a participaren no Congreso de Dereito Penal Internacional e Memoria Histórica organizado na Facultade de Dereito pola área de Dereito Penal da UDC.

A nulidade das leis arxentinas de punto final e obediencia debida que decretou supuxo un antes e un despois para o país. De feito din de vostede que iluminou o dereito penal na Arxentina.

A anulación das leis de punto final e obediencia debida foi previamente decidida por algunhas instancias inferiores e por último pola Corte Suprema. Na opinión da maioría da Corte Suprema predominou o dereito internacional, e en consecuencia removéronse todos os obstáculos conforme á xurisprudencia da Corte Interamericana. A partir de aí reabríronse todas as causas até o punto de que hoxe temos unhas 700 persoas procesadas e 140 con sentenza. Desas 700 persoas unhas 350 xa están en condicións de ir a xuízo oral.

Que podemos aprender os españois deste proceso?

En primeiro lugar, creo que é un pouco lamentable o que está a suceder co xuíz Garzón. Alén de que se poida coincidir ou non coa súa sentenza, someter un xuíz a responsabilidade penal por criterios xurídicos con clareza discutibles é absolutamente inaceptable. Penso que non é motivo para considerar delituosa a conduta.

Que lle parece a Lei da memoria histórica española?

En liñas xerais paréceme bastante limitada. Creo que en principio España está nunha situación bastante diferente á nosa. A maior parte dos responsables de crimes de lesa humanidade están mortos, de modo que non vexo cal é a razón práctica para non abrir amplamente o debate acerca de todo. Non vexo por que poñerlle obstáculos á verdade. O caso podería asemellarse ao de Turquía, coa diferenza de que alí o presunto responsable aparece como heroe nacional, o que no ocorre no caso español. Por iso non entendo o motivo de tantas voltas, paréceme que é un prexuízo que España ten que sacar de encima e pechar o asunto.

En España existen dúas opinións, a dos que apostan por deixar todo como está e a dos que desexan recuperar a memoria das persoas represaliadas. Considera xustificado apelar á dor que supón abrir vellas feridas para non revisar o ocorrido?

En absoluto. Eu creo que o único que pecha vellas feridas é a verdade. E para iso hai que discutir e revisalo todo. Iso pecha a ferida definitivamente.

A que responsables de xenocidios e delitos de lesa humanidade cre que xamais veremos no banco dos acusados?

Non sei se a Bush, aínda que non estou seguro de que non vaia ser xulgado. É que o poder punitivo, polo feito de se internacionalizar, non perde a súa esencia selectiva. Por que Pinochet puido estar no límite cando xa non servía? Pode ser que Bush mañá tampouco sirva. Normalmente ao cárcere van os parvos, mais de cando en vez vai algún listo. E normalmente é porque pelexou con outro listo e perdeu, e daquela quedou sen cobertura. Iso é o que pasa no dereito penal interno e é o que pode pasar no dereito penal internacional. De modo que teño a impresión de que Bush non irá ao cárcere, ora ben, non podo garantilo.

Tamén foi recoñecido o seu importantísimo labor como docente e investigador. De feito, a súa obra Dereito penal revolucionou esta disciplina e acadou a cima de vendas e de uso en universidades latinoamericanas nun tempo récord.

Simplemente o que fixen, como investigador, foi deixar de considerar calquera posibilidade de lexitimar o poder punitivo e, pola contra, lexitimar o dereito penal tanto no ámbito interno como no do dereito internacional humanitario. Digamos que non lexitimo a guerra, senón a contención da guerra, co cal non me preocupo máis en preguntarme para que serven as penas. O que sei é que teño que conter o poder punitivo para que non se descontrole, porque cando iso ocorre pode facer desaparecer o estado de dereito e mesmo provocar o xenocidio. De modo que así chego á conclusión de que o dereito penal sería preventivo de calquera clase de xenocidio, o cal é unha función sumamente digna.

Tamén foi destacada a súa militancia política. Pensa en volver algunha vez á política activa?

De momento non, mais na Arxentina é tan imprevisible todo que nunca se sabe. O que si teño claramente decidido é  que non volverei a un cargo de xestión. Nalgún momento non descarto poder volver á actividade lexislativa.

Como cualifica o escenario que deixou na Arxentina o falecemento de Néstor Kirchner?

O panorama político mudou bastante, evidentemente con isto nace un mito e creo que desconcertou bastante un sector da oposición. Na actualidade fortalece a posición da presidenta e, en liñas xerais, non vexo un risco de crise política no medio prazo. É obvio que a oposición está fundamentalmente encabezada polo Grupo Clarín, polo que ten oligopolizado un sector dos medios; mais aínda así está moi fragmentada, o cal é un risco para o sistema, porque neutraliza as alternativas e isto sempre é perigoso.

Entrevista a Ana Messuti en Xornal de Galicia (27/XI/2010)

Sunday, November 28th, 2010

Ana Messuti: “España camiña sobre cadáveres de non enterrados”

“Os crimes de Franco non se están a investigar”

DANIEL PRIETO 27/11/2010

Ana Messuti (Bos Aires, 1946), avogada especializada en Filosofía do Dereito Romano, disertou onte na Facultade de Dereito da Coruña sobre a querela contra o franquismo iniciada en Arxentina, na segunda xornada do Congreso de Dereito Penal Internacional e Memoria Histórica organizado pola Universidade da Coruña, que remata hoxe. Messuti, que traballa no proceso ratificado pola Cámara Federal do país austral xunto ao letrado Carlos Slepoy e outros xuristas, abandonou o seu país en 1976 co inicio da ditadura militar, desenvolveu a súa labor profesional nas Nacións Unidas e é profesora na Universidade de Bos Aires. A avogada, que vive a cabalo entre a capital bonaerense e Salamanca, considera que, no proceso que pide xulgar aos responsables do xenocidio franquista “a pelota está agora na cancha de España”.

En que estado se encontra a tramitación da querela?

A xuíza ordenou que se readmitira o caso para que a Cámara Federal procedera. Xa se librou un exhorto ao Goberno español para que informe sobre se se están a investigar os crimes cometidos durante o franquismo e a ditadura, polo que a pelota está agora na cancha de España.

Cales son os apoios e os obstáculos?

Hai que entender que é un proceso complexo que conta con precedentes na xurisdición universal, foi España quen xulgou a ditadura Arxentina, pero en España non se liberou da impunidade ao franquismo. Hai condicións favorables para que os querelantes fagan ouvir as súas reivindicacións en coherencia coa Constitución arxentina, que alude aos dereitos humanos. Ademais, os querelantes non se limitan aos parentes directos das vítimas, xa que poden ser fillos ou netos e persoas de calquera outro grao de parentesco. E o principal problema que atopamos foi o informe do fiscal, que pedía arquivar a causa argumentando que a investigación dos crimes franquistas estábase levando a cabo en España, cousa que non é certa. Estamos á espera de que responda ao exhorto. O ideal sería que ocorrera o que pasou en Arxentina, e que a xustiza rematase coas leis da impunidade e iso se retomara en España, onde camiñamos sobre cadáveres de xente que non foi enterrada.

É un proceso aberto. Desde Galicia, onde foron represaliadas unhas 6.000 persoas, engadíronse 15 demandantes. Sumáronse máis recentemente?

Estes días, dúas persoas presentaron senllas querelas máis, un fillo e un neto de dous represaliados. Pertencen a entidades da recuperación da memoria histórica de Salamanca e de Madrid, que se engaden aos casos de Darío Rivas, Inés García, Silvia Carretero e outros. O que esixen é que a xustiza recoñeza que os seus parentes foron asasinados, non piden castigos para os infractores. Hai moitas persoas que se poderían sumar, pero hai certas reticencias e asústalles ter que viaxar, pero nestas ocasións a xuíza pode desprazarse a España a facer a instrución.

A xustiza española procesou múltiples militares arxentinos. Hai precedentes de casos similares noutros países?

Nese mesmo proceso recibíronse peticións procedentes de numerosos países, desde Guatemala ata China. A convivencia de xurisdicións non impide que haxa xuízos en varios países e ás veces celébranse varios procesos contra a mesma persoa. Baste mencionar os exemplos de Alemaña, Francia, Italia… pero cada caso é diferente.

Díxose que os ministros de Franco e incluso o Rei poderían sentar no banco dos acusados se a querela prospera. É certo?

Non hai nada que o descarte, agás que se paralice por outros motivos. É ben sabido que o período que abrangue é moi extenso, entre o 17 de xuño de 1936 e o 15 de xuño de 1977. É máis que o que solicitaba o propio xuíz Garzón.

Tamén se comentou que se estaba traballando para que os represaliados que foran expoliados puideran optar a algún tipo de compensación económica no marco da querela. Isto é así?

É un aspecto contemplado no petitorio e que, segundo avance o proceso, se terá en conta. Pero o que nos interesa é que eses crimes non caian no esquecemento.

Seis xulgados galegos ignoraron a orde dada por Garzón para que abrisen fosas, pode influír na querela?

É que a Audiencia Nacional non se declarou competente. Tan só os xulgados de Granada e do Val dos Caídos remitiron información á Audiencia, que aínda non se pronunciou. O único avance foi o anuncio da creación dunha oficina para atender as demandas dos nenos perdidos na Guerra Civil.

A Lei de Memoria Histórica é suficiente para amparar estes procedementos?

É insuficiente pero non é mera literatura, responde a unha demanda social. É a proba de que aínda hai xente que cre no dereito da xustiza e busca que os xuíces actúen porque os seus defuntos non morreron nun terremoto, buscan obter unha reparación da súa memoria. Se a lei ampara un asasino, debe facer o mesmo coas súas vítimas, e máis se se trata dun grande asasino.

http://www.xornal.com/artigo/2010/11/26/galicia/espana-camina-cadaveres-non-enterrados/2010112600192201507.html